ESI para niños: ¿cómo y por qué enseñarles a las infancias?

Asociamos automáticamente la Educación Sexual Integral como un contenido que se da en escuelas y usualmente dirigido a adolescentes. Sin embargo, en la localidad bonaerense de González Catán se abrió un espacio que rompe con el imaginario: un taller de ESI exclusivamente para infancias, dado a través de juegos y charlas.

Por Fernando Villalba.

Cuando se habla de ESI (Educación Sexual Integral), evocamos instantáneamente en nuestra imaginación la escena de un aula repleta de adolescentes llenos de incertidumbres y preguntas sobre su sexualidad, métodos anticonceptivos y orientación sexual. Sin embargo, la ESI es una herramienta necesaria, o debería serlo, que nos atraviesa a todes sin importar la edad que tengamos.

Es en esta propuesta que aparece la ESI para niñes en un barrio de González Catán, localidad del partido La Matanza.

Santiago Martínez Barrientos (32) estudia Trabajo Social en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y trabaja en la ONG Identidad Vecinal. Él y un par de chicas son les talleristas que se pusieron al hombro la responsabilidad de trabajar con infancias en este tema tan importante y delicado.

A través del «boca a boca» fueron llegando niñes del barrio, algunes por interés de las familias en la ESI, y otres porque tanto sus mamás como sus papás trabajan en el día. Hace ya cuatro meses que se sostiene el espacio, con alrededor de 80 chiques.

Santiago: Surgió a partir de una convocatoria que ofrece cada año la Fundación Acindar para que organizaciones de la sociedad civil participen con proyectos relacionados a la educación y la cultura para promover el acceso a derechos que son vulnerados.

Este año presentamos una propuesta de capacitación y talleres de ESI para el Centro de Día de González Catán en el barrio de René Salamanca. Lo ganamos, y entonces pudimos armar este taller para un espacio al que van niñes de entre 5 y 12 años que, básicamente, están en situación de vulnerabilidad. Como es una franja de edad amplia, los dividimos en grupos de 5 a 8 y de 9 a 12, porque los contenidos son distintos.

Acá hay familias numerosas, la mayoría se conoce porque van a la misma escuela, viven en el mismo barrio y, algunos, incluso hasta cursan el mismo grado.

«¡Chiques!, traigo un nuevo juego» les dice Santi, y enseguida se sientan a explorarlo.

 

Esta iniciativa surge de una necesidad real, donde detectamos mucha falta de acceso a la ESI por la mayor parte de la población con la que trabajamos. Por ejemplo, notamos indicios de conductas un tanto machistas en el trato con sus compañeros y compañeras, e identificamos también el desconocimiento y descuido de sus propios cuerpos. Obviamente todo esto parte de lógicas que se reproducen en la familia, en la escuela y el barrio. Y por eso decidimos enfocarnos en la ESI, para poder brindarles a les niñes herramientas, amparados en la ley nacional y provincial que lo abala.

La Fundación nos financió con el mismo monto que el año pasado. No hay inflación, parece -dice entre risas Santiago-. Con ese presupuesto compramos un montón de materiales para armar los juegos. Nos hicimos de paquetes de resmas, crayones, lápices, pinturas y todo tipo de material para manualidades. Después también compramos algunos libros y cuentos infantiles relacionados a la educación sexual, y unos muñecos de tela sexuados, que están desnudos porque el objetivo es enseñar las partes del cuerpo tal como son y cómo cuidarlas. Además también compramos unos juegos dirigidos a infancias y adolescencias (colección «Poner en Juego»), creados por la docente Laura Canals.

Santiago: Mirá, yo empecé a googlear páginas y materiales de lectura del tema para profundizar en mis conocimientos y así prepararme para dar el taller, así me encontré con el Instagram de Poner en Juego y me enamoré completamente de la propuesta. Me pareció única la manera en que plantea enseñar la ESI a través de lo lúdico y dinámico, porque cuesta pensar cómo bajar a lo material cuestiones que son tan abstractas como el género, la sexualidad, el cuidado del otre.

Infonews: ¿Algune chique te preguntó algo que no supieras responder o que te haya puesto incómodo? ¿Cómo toman los contenidos las infancias?

Santiago: Sí, varias veces. Una nena me preguntó ‘cómo se hacían los bebés’, y hay que tener en cuenta que es un entorno delicado: muchas familias no tienen conocimientos de la educación sexual, y hay que elegir las palabras con mucho cuidado porque por ahí pueden llegar a pensar que les estamos enseñando cómo tener relaciones sexuales, y nada que ver.

Ese tema y otros los tenemos pensados para abordar más adelante, cuando ya tengan internalizadas las cosas más básicas. Pero sí, todo el tiempo surgen ese tipo de preguntas, y por suerte, porque ellos entendieron perfectamente que este es el espacio para hacerlas.

El otro día vino una mamá y me dijo, riéndose, que su nena le dice todo el tiempo: «Mami, limpiame la vulva«. Eso es algo en lo que hacemos mucho hincapié: en llamar a los genitales por los nombres que les corresponden, no «chichi» ni «pitulín».

Para que les niñes se sintieran a gusto, compraron modelos con tonos de piel claro y oscuro.

Para que les niñes se sintieran a gusto, compraron modelos con tonos de piel claro y oscuro.

Y después, los contenidos los toman muy bien, con toda naturalidad. Por ejemplo, cuando hablamos de orientación sexual, planteamos: «¿Qué pasa si a una nena le gusta otra nena?», y ellos responden que «Nada, si ellas se aman«, y dicen que está bien. Y a nosotros nos sorprende mucho. Lo mismo con que una nena quiera jugar a la pelota, por ejemplo, ellos entienden totalmente que está bien y no lo critican ni se burlan.

Claro que hay chicos que vienen de hogares en donde no se habla en lo absoluto estos temas, y en esos casos tratamos de trabajar más en profundidad. Y, por otro lado, obvio que también hay momentos en que se pelean entre ellos, porque son niños; pero por lo general se tratan muy bien porque ya se conocen.

Lo primordial es que les chiques aprendan a conocer sus cuerpos para prevenir violencias.

Lo primordial es que les chiques aprendan a conocer sus cuerpos para prevenir violencias.

Santiago: De los cinco o seis que hay hasta el momento de «Poner en Juego», nosotros compramos dos: «Invisible» y «Desarmando los géneros».

«Invisible» está dirigido a niñes de entre 4 y 7 años, y el objetivo es la prevención de todo tipo de violencias. Con este juego aprender a decir que no, a tener voz propia y que los golpes, insultos y gritos, entre otros, es violencia explícita que debe evitarse. Esto es tanto para cómo se vinculan entre elles, como para que si un adulto les violenta puedan tener las herramientas para identificarlo y denunciarlo ante otras personas.

«Desarmando los géneros» tiene varios niveles de dificultad, por lo tanto pueden jugar niñes a partir de los 4 años y también adultos. El objetivo es aprender a identificar los estereotipos de género y desarmarlos.

A ellos les llama mucho la atención estas novedades, los juegos vienen en cajitas con tarjetas de colores y consignas, dados y rompecabezas de cuerpos diversos. Al principio fue tipo prueba y error, porque ellos no sabían cómo se jugaban, ¡y nosotros tampoco! Una vez que le agarramos la mano empezamos a hacer competencias en grupitos para ganarse premios, y a ellos les encanta.

Nota gentileza de Infonews.-

Acerca de Redacción

¿QUIÉNES HACEMOS ESTE MEDIO? ***Carlos Zampini. Director de este medio. Jefe de Redacción y Contenidos desde agosto de 2008 de este medio. Periodista/Locutor Matriculado/Fotógrafo profesional, egresado del Círculo Argentino de Periodistas. SIPREBA Nº 2524 (Sindicato de Prensa de Bs. As.). ***Flavia Farias: Redacción. Técnica en Política, Gestión y Comunicación egresada de la Universidad Nacional de Avellaneda. Prensa del Movimiento Evita de Roque Pérez. Colaboradores especiales y coberturas fuera de Roque Pérez: ***Lidia Teresa López, sección cultura y educación. Investigaciones y redacciones especiales. ***Olivia Zampini e Ignacio Lazzero (Sección Deportes). RPEREZNETONLINE.COM.AR Desde agosto de 2008 informando con la verdad. E-MAIL: [email protected]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: