12 de abril de 2024

RPerezNetOnLine

EL PRIMER SITIO WEB DE NOTICIAS DE ROQUE PÉREZ

No hay justicia ambiental, si no hay paz positiva y viceversa

?????????

Los cambios ambientales globales están transformando el panorama de seguridad en el que tienen lugar tanto los conflictos como los procesos de consolidación de la paz. Si bien las investigaciones existentes subrayan la importancia de los enfoques sensibles al clima para la consolidación de la paz, la atención se ha centrado en los conflictos violentos y la degradación ambiental.
Por Prof. Norberto Ovando*

La Cúpula de Genbaku, hoy Memorial de la Paz, mantiene vivo el legado de Hiroshima en nuestra conciencia para que no se repitan los horrores de las armas nucleares Un grupo de investigadores analizaron cómo los componentes específicos de la paz y la sostenibilidad ambiental – conceptos que se sabe que están intrínsecamente relacionados pero que a menudo se investigan por separado – se influyen mutuamente para informar mejor las políticas y la toma de decisiones.

Se sabe que la paz y la sostenibilidad ambiental – dos objetivos nobles pero vitales para todos los países – están intrínsecamente relacionadas, según Dahlia Simangan, profesora asociada de la Escuela de Posgrado de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Hiroshima. Sin embargo, los investigadores todavía tienden a investigarlos por separado, y, cuando se los ve juntos, a menudo es a grandes rasgos, con poco examen de los matices de la paz o la sostenibilidad ambiental.

El análisis de las características específicas de estas categorías podría proporcionar información sobre qué elementos específicos de la paz influyen en qué elementos específicos de la sostenibilidad ambiental, y viceversa, que podrían informar mejor la adopción de políticas y decisiones.
Un equipo de investigadores de la Universidad de Hiroshima que incluye a Simangan, ha explorado los matices y ha encontrado que los elementos del comportamiento ambiental están más fuertemente asociados con la paz positiva, específicamente su pilar relativo a la distribución equitativa de los
recursos, que con la paz negativa, especialmente su indicador sobre el grado de militarización.
Los investigadores publicaron sus resultados en Earth System Governance (Gobernanza del Sistema Tierra).
“Estos conceptos [de paz y sostenibilidad] son muy amplios, y su relación está influenciada por muchos otros factores,” dijo Simangan, quien es el primer autor y corresponsal del artículo y también afiliado a la Red de Educación e Investigación sobre Paz y Sostenibilidad y al Instituto IDEC de la Universidad de Hiroshima. “En este estudio, analizamos cómo sus componentes específicos influyen entre sí”.
Los investigadores señalaron que si bien existen índices para medir la paz e índices para medir el bienestar ambiental, no existe un índice que incorpore ambos de manera integral. Además, los análisis anteriores sobre la intersección de la sostenibilidad ambiental y la paz tendían a centrarse en la paz negativa o en la ausencia de violencia. Para superar estas limitaciones previas, los investigadores examinaron tres índices diferentes.
«Para el componente de paz, utilizamos los conjuntos de datos del Índice de Paz Global (GPI por sus siglas en inglés) y el Índice de Paz Positiva (PPI por sus siglas en inglés) para incluir formas directas e indirectas de conflicto y violencia», dijo Simangan. “Para el componente de sostenibilidad ambiental,
utilizamos el Índice de Desempeño Ambiental (EPI por sus siglas en inglés), que mide la salud ambiental y la vitalidad del ecosistema”.
El PPI se mide utilizando ocho pilares: buen funcionamiento del gobierno, un entorno empresarial sólido, la distribución equitativa de los recursos, la aceptación de los derechos de los demás, las buenas relaciones con los vecinos, el libre flujo de información, altos niveles de capital humano y bajos niveles de corrupción.
El GPI utiliza tres ámbitos: el alcance de los conflictos internos e internacionales en curso, el nivel de seguridad social y el grado de militarización. El PAI tiene dos objetivos principales: la salud ambiental, que abarca la calidad del aire, el saneamiento y el agua potable, los metales pesados y la gestión de desechos; y la vitalidad ambiental, que incluye indicadores de biodiversidad y hábitat, servicios ecosistémicos, cambio climático, etc.
Los investigadores realizaron varias pruebas de correlación y encontraron un patrón consistente.

“Descubrimos que el comportamiento ambiental – especialmente con respecto a la calidad del aire, el saneamiento seguro y el agua potable segura – está más estrechamente asociado con la paz positiva que con la paz negativa”, dijo Simangan. El estudio también reveló que, “contrariamente a las expectativas generales, algunos países de bajos ingresos obtienen resultados bastante buenos tanto en términos de paz negativa como de sostenibilidad ambiental. Sin embargo, a menudo no logramos alcanzar resultados positivos en materia de paz. Estos hallazgos confirman la hipótesis de que la paz positiva es más propicia para acomodar las consideraciones ambientales”.

A medida que los resultados muestran cuán interconectados están el ambientalismo y la paz positiva, y cómo las mejoras en un área pueden ayudar a las mejoras en el otro, los investigadores dijeron que su próximo paso es buscar la creación de un modelo integrado.
“Vamos a seguir concretando los diversos componentes de una paz holística y la sostenibilidad multidimensional con el fin de proporcionar un índice más amplio que ilustra la miríada de caminos entre los dos”, dijo Simangan. “Nuestro objetivo final es desarrollar este índice integrado con conjuntos de  datos actualizados anualmente disponibles para investigadores y responsables políticos”.
Los otros autores son: Chui Ying Lee de la Universidad de Eikei en Hiroshima; Ayyoob Sharifi profesor del Instituto IDEC de la Universidad de Hiroshima. Japón, tanto de la Red de Educación e Investigación sobre Paz y Sostenibilidad como de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad de Hiroshima; y John Lee Candelaria, de la Escuela de Posgrado para el Desarrollo Internacional y la Cooperación de la Universidad de Hiroshima.

Conclusión
Las consecuencias de una destrucción atroz y el sufrimiento humanitario generado por las guerras y los conflictos armados permanecen durante un largo tiempo. Más allá del impacto directo sobre la vida de las personas, el conflicto armado y las consecuencias del conflicto, también impactan sobre los recursos naturales, los medios de vida y los ecosistemas.
Hay una tendencia cada vez más extendida de hacer que los actores militares, tanto estatales como no estatales, se hagan responsables por los daños ambientales, ya sea mejorando las actuales prácticas legales o desarrollando nuevos principios bajo el Estatuto de Roma, como Ecocidio.
Fuente: HU/AAPN.

Por Prof. Norberto Ovando:
* Presidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales (AAPN)
Experto Comisiones Mundial de Áreas Protegidas (WCPA) y, Educación y Comunicación (CEC)
Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).-

Foto de portada: La Cúpula de Genbaku, hoy Memorial de la Paz, mantiene vivo el legado de Hiroshima en nuestra conciencia para que no se repitan los horrores de las armas nucleares.-