Tolosa Paz: «El Frente de Todos quiere ayudar a salir de esta situación de pobreza en la que viven todos los días, pero eso puede terminar repercutiendo de manera negativa en el resto del conjunto de la población a la que también tenemos que seguir protegiendo”

La candidata a diputada nacional del Frente de Todos aseguró que entre las medidas a tomar tras la derrota electoral del 12 de septiembre se encuentra la de “ayudar” a quienes viven en la pobreza. Sin embargo, enfatizó que eso no debería intranquilizar “las variables macroeconómicas”. Cualquier semejanza con el discurso empresario, no es mera coincidencia.

Ayer miércoles Victoria Tolosa Paz fue entrevistada en la radio Futurock. Allí habló de varios temas, centralmente relacionados con el resultado de las PASO del 12 de septiembre y el “mensaje” de las urnas que motivó, entre otras cosas, cambios importantes en los gabinetes nacional y de la provincia de Buenos Aires.

“Recuerdo al presidente de la nación decir que no solamente iba a escuchar el mensaje de las urnas sino que iba a corregir todo lo que considerara que había que corregir”, dijo Tolosa Paz. Y en ese sentido resaltó que “hubo durante quince días decisiones de gobierno, se escucharon las urnas, hubo cambios de Gabinete y esos cambios repercutieron en decisiones de políticas públicas que se anuncian prácticamente día a día”.

Para la candidata a diputada por la provincia de Buenos Aires del Frente de Todos, “una de las escuchas tiene que ver con que el salario estaba deprimido y sigue estando todavía, quizás, más bajo de lo que quisiéramos. Así y todo una de las primeras medidas fue aumentar el salario mínimo, vital y móvil después del 12 de septiembre. Pero no pensando en que esa modificación hace que la persona vaya a votar (en noviembre) sino que esa modificación permite seguir activando la rueda del consumo interno en Argentina”.

Aunque en plena campaña la candidata intente camuflar las cosas, ni el aumento del salario mínimo vital y móvil significó algún cambio sustancial en el bolsillo de millones de trabajadoras y trabajadores que siguen viviendo bajo la línea de la pobreza pese a tener jornadas laborales extenuantes, ni mucho menos ese pequeño ajuste nominal puede ser pensado como una preocupación genuina del Gobierno por mejorar la situación de la clase trabajadora.

Con ese “aumento” miserable otorgado tras la derrota de las PASO, no van a cambiar las condiciones materiales de las y los laburantes que cobran el salario mínimo. El aumento otorgado por el Gobierno llevará ese monto a $ 33.000 en febrero de 2022, pero actualmente la canasta básica familiar, según el Indec, está valuada en poco más de $ 68.000.

Pero la candidata fue por más y, en modo CEO, hizo referencia al universo de trabajadoras y trabajadores informales que, según las últimas mediciones oficiales, equivalen a la mitad del total de personas asalariadas del país. Huelga decir que la informalidad laboral sólo beneficia a las patronales, que ven en esa ilegalidad una de las tantas formas de obtener ganancias y que, obviamente, lo hacen con aval del Estado (a su vez empleador informal y precario).

“Yo soy de las que piensan que hay que seguir trabajando en los sectores informales, pero siempre cuidando algo que nuestro ministro de Economía y nuestro presidente vienen sosteniendo, que es tratar de tranquilizar las variables macroeconómicas para que esas decisiones no tengan un impacto negativo en una población aún mayor de la que quisimos proteger”, dijo Tolosa Paz sin sonrojarse.

Buscando aclarar mejor su posición, agregó que hay una cantidad de trabajadores informales a los que el Frente de Todos quiere “ayudar a salir de esta situación de pobreza en la que viven todos los días, pero eso puede terminar repercutiendo de manera negativa en el resto del conjunto de la población a la que también tenemos que seguir protegiendo”.

En la entrevista radial no le repreguntaron a Tolosa Paz a qué se refería con el supuesto «impacto negativo» que podría significar una «ayuda» a las y los informales. ¿Se refería a que la efectivización, regularización y pase a planta permanente de millones de laburantes de todo el país podría afectar a quienes hoy sí tienen el “privilegio” (que es un derecho básico) de estar trabajando en blanco, con aportes previsionales, obra social, vacaciones pagas, aguinaldo y demás conquistas laborales? Sí estaba diciendo eso, claramente su punto de mira no difiere sustancialmente del de quienes se benefician con la extendida informalidad laboral: el gran empresariado.

Para Tolosa Paz (para el Gobierno) cualquier mínima mejora en la situación laboral de la mitad de la clase trabajadora debería contemplar que no se vean afectadas las “variables macroeconómicas”. ¿Y qué son esas variables en la cosmovisión del Frente de Todos? Pagar religiosamente la deuda pública, tanto al FMI como a los buitres privados, sostener un déficit fiscal acorde a los deseos del establishment y no afectar los intereses supremos de los bancos y las grandes corporaciones de la industria y los servicios.

Pese a lo claro de su mensaje propatronal, la máxima referente electoral del peronismo bonaerense no pierde la demagogia. “Todo lo hacemos pensando en que Argentina tiene que levantar los niveles de calidad de vida de un pueblo que está realmente muy mal y que la pandemia empeoró. Si el 14 de noviembre logramos mayor nivel de participación y mayor reafirmación del rumbo, habremos conseguido mayor cantidad de diputados y diputadas en las bancas”, sentenció Tolosa Paz, la candidata puesta a dedo por Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner.

Nota de La Izquierda Diario.-

 

Chequee también

En su día, los médicos bonaerenses paran y piden reabrir la paritaria

El Día del Médico en Argentina se celebra todos los 3 de diciembre, en homenaje …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: