Inicio | Actualidad nacional | El origen del misterioso vapor que sale del pavimento en las calles de Nueva York (y por qué es tan importante para la ciudad)

El origen del misterioso vapor que sale del pavimento en las calles de Nueva York (y por qué es tan importante para la ciudad)

Por 

Es algo omnipresente para quienes viven aquí y un motivo de curiosidad para los turistas: el vapor que emana de las calles de Nueva York forma parte del ADN de la ciudad, tanto como los taxis amarillos o rascacielos de Manhattan.

Pero ¿cuál es el origen de esa icónica humareda constante retratada en películas como “Taxi Driver” de Martin Scorsese?

Lo que se percibe a simple vista en las calles de Nueva York es apenas la punta del iceberg de un fenómeno mucho mayor.

Se trata del mismo vapor que viaja más discretamente por túneles y cañerías de edificios emblemáticos de la ciudad, como el Empire State Building, la terminal Grand Central o la sede de las Naciones Unidas.

También se usa de distintas formas en hospitales, museos, tintorerías y hasta queserías.

Nueva York posee un sistema de vapor único que, con 169 kilómetros de tuberías subterráneas, es de lejos el mayor del mundo a escala urbana.

Sin esa red de vapor, quizá la silueta de la ciudad de antiguos y modernos rascacielos sería diferente: “Nunca habrían construido esos edificios, porque no podían calentarlos”, afirma Dan Holohan, autor de 22 libros sobre el tema, en diálogo con BBC Mundo.

Más de 130 años:

El sistema de vapor neoyorquino data de la década de 1880 y su primer cliente fue el edificio de United Bank, en la esquina de Wall Street: le servía como energía para operar sus ascensores.

Actualmente la red llega a cerca de 1.650 clientes o edificios en Manhattan, según datos proporcionados por Con Edison, la compañía que opera el sistema con cuatro estaciones de vapor y dos que generan vapor y electricidad a la vez.

Lo que suele verse en la superficie son filtraciones de ese vapor que recorre la ciudad subterráneamente, escapando por alcantarillas o chimeneas colocadas especialmente para evitar que afecten la visión de transeúntes y conductores.

“Son fugas en las tuberías que necesitan ser reparadas”, explica Allan Drury, portavoz de Con Edison. “No es peligroso, no precisa hacerse en seguida”, asegura.

El sistema es utilizado principalmente para dar calefacción, aire acondicionado y agua caliente a edificios.

Pero el vapor de Nueva York también se emplea para cocinar o limpiar platos en restaurantes, humidificar salas de museos, planchar ropa en tintorerías o esterilizar material de hospitales.

“Es muy bueno que Nueva York suministre vapor como servicio público, como la electricidad, el gas o el agua: el vapor es muy valioso para los queseros. Necesitamos mucha energía para la pasteurización y también para calentar la cuba mientras hacemos el queso”, señala Jon Gougar, quesero principal de la empresa Beecher’s, que tiene una planta de producción en pleno Manhattan.

Gracias al sistema de vapor “podemos operar en un espacio mucho más pequeño y hacer queso en un área urbana, lo cual es inusual”, dice Gougar a BBC Mundo.-

Chequee también

El hermano del presidente presentó un escrito ante Bonadio y negó haber pagado sobornos

En la misma causa también estaba prevista la indagatoria de su padre, Franco Macri, pero …

A %d blogueros les gusta esto: